31 años sin el legendario Salvador Sánchez

AUTHOR 

Siempre que fallece alguien se tiende a ensalzas en exceso su figura pero si hablamos del mítico boxeador mexicano Salvador Sánchez nos podemos quedar cortos si recordamos todo lo que consiguió en una carrera tan corta.

El pasado 12 de agosto se cumplían 31 años desde aquella fatídica noche de 1982 en la que Salvador Sánchez a los 23 años perdía la vida a 12 km de Querétaro en la carretera que conducía a San Luis Potosí, Sánchez conducía un flamante porche 928 y en un mal adelantamiento se estrelló de frente contra una furgoneta y un camión que circulaban en sentido contrario.

La noticia de la muerte de Sánchez conmocionó al mundo del boxeo y sobre todo a la hinchada mexicana donde era todo un ídolo, su entierro en México fue retransmitido en directo y fue una auténtica tragedia nacional, no hay aficionado mexicano que no recuerde que estaba haciendo en el momento de enterarse de la fatídica noticia.

Su pelea más legendaria fue cuando se enfrentó al también mítico Wilfredo Gómez que contaba con un récord de 32-0-1 y había acabado con multitud de boxeadores mexicano, el puertorriqueño estaba invicto y era claro favorito pero Sánchez le demolió a golpes imponiéndose por nocaut técnico en el octavo asalto. Hay que recordar que el mismo Wilfredo Gómez acudió al entierro pese a las diferencias que hubo entre ambos para homenajear a su gran rival “Sal” Sánchez.

Sánchez también es recordado por muchos aficionados españoles después de su victoria frente al español Roberto Castañon el cual contaba con un récord de 43-1 en el momento del enfrentamiento, Sánchez se impuso en el décimo asalto por nocaut técnico.

Su última pelea fue el 21 de julio de 1982 días antes de su muerte frente a otra leyenda el ghanés Azumah Nelson, Sánchez se impuso en el décimo quinto asalto por nocaut técnico. Para calibrar la categoría de Sánchez hay que recordar que Azumah Nelson no volvió a perder hasta 8 años después cuando perdió frente a Pernell Withaker y su tercera derrota llegó otros 4 años más tarde.

A “Sal” Sánchez no se le cuidó en ningún momento de su carrera y se le enfrentó con lo mejor de la época pese a su juventud, tenía técnica, encaje y pegada, siempre quedará por ver que hubiera sido de no haber muerto con tan solo 23 años pero viendo sus antecedentes seguramente superaría al también mítico púgil mexicano Julio César Chávez, nunca se sabrá, pero todo apuntaba a que probablemente sería considerado uno de los mejores boxeadores de la historia.

Deje un comentario