69 ANIVERSARIO DE LOS PANZAS VERDES DE LEON

AUTHOR 

Los Esmeraldas son orgullo guanajuatense, región que festeja cada 15 días con la presentación de su equipo en el Nou Camp y que ahora lo hará recibiendo a los Rayos del Necaxa en la COPA MX.

El Club de Futbol León FC es un equipo de la LIGA MX se fundó el 20 de agosto de 1944 y juega en el Estadio Nou Camp. El presidente del equipo es Jesús Martínez Murguía y el Director Técnico es Gustavo Matosas.

Los Esmeraldas tienen cinco campeonatos de Liga: 1947-1948, 1948-1949, 1951-1952, 1955-1956 y 19991-1992. León fue el primer Bicampeón en México.

También tiene otros cinco Títulos de Copa: 1948-1949, 1957-1958, 1966-1967, 1970-1971 y 1971-1972. Misma cantidad suma de Campeón de Campeones: 1948, 1949, 1956, 1971 y 1972; así como un Título de Campeonísimo: 1949.

En la Primera A ganó el campeonato de tres Torneos Cortos: Verano 2003, Clausura 2004 y Clausura 2008.

Algunos ídolos verdes fueron: Antonio La Tota Carbajal, Ángel Che Fernández, Marcos Aurelio, Adalberto Dumbo López, Rafel Albrecht, Carlos Turrubiates y Milton Queiroz Tita.

La historia completa es la siguiente:

Toda la tradición del bajío mexicano, su pasión y coraje, la esencia de siempre luchar y entregarse a sus objetivos e ideales, en una guerra libertaria llena de héroes e historia o simplemente tras un balón: esfera que da vida a un León de color esmeralda, la garra de una playera verde que ha alzado el trofeo máximo del balompié nacional. El León, Los Esmeraldas, Los Panzas Verdes, la insignia futbolística más grande de todo Guanajuato.

Comienza la historia

Después de que varios equipos inundaran las canchas de León de los Almadas, toda la calidad de sus futbolistas fue congregada por los directivos en un solo club, que se apoyó en la base del Unión de Curtidores y con algunos extranjeros y mexicanos que los señores Sebastián Martínez, Adolfo Romero y Pilar Ramírez pudieron conseguir tras un grande esfuerzo monetario.

Así, en la temporada 1944-1945, un 20 de agosto, el León debutó en un juego contra el legendario Atlante de Horacio Casarín y dio una campanada al vencer a los Potros en la cancha del viejo Estadio Patria por cinco goles a tres.

León rompió los pronósticos desde el inicio del encuentro pues a los 45 segundos , el argentino Ángel Fernández ya había marcado el primer tanto de los albiverdes.

El júbilo en toda la ciudad era increíble, la gente volcó su alegría hacia sus once héroes y el estallido de felicidad fue un comienzo soñado para el equipo de futbol. Esa pasión nunca desaparecería de Guanajuato.

León repitió la proeza en el Distrito Federal, cuando se presentó a jugar en el Parque Asturias contra el América y con la etiqueta de invicto en provincia. Ángel Fernández se erigió de nuevo como romperredes esmeralda y ayudó a que la escuadra venciera a los cremas por tres goles a uno y encantara con su juego a la afición capitalina.

 

Los primeros títulos

La escuadra era un trabuco esos primeros años, la base de jugadores nacionales se complementó bien con los 4 argentinos que habían llegado gracias al esfuerzo de la directiva: el portero Rugilo, el zaguero Battaglia y los atacantes Ángel Che Fernández y Marcos Aurelio.

Esa sinergia rindió frutos rápidamente, tan sólo al tercer torneo que jugaron, el de 1946-47, León fue Subcampeón por abajo del Atlante; lo que siguió fue la gloria.

La Temporada 1947-1948 mostró a once jugadores esmeraldas, maduros y talentosos que llevaron toda esa calidad al rectángulo de juego. Al final empataron e puntos con el Oro de Jalisco, se tuvo que jugar un desempate y el 29 de junio de 1948, sobre la grama del extinto Estadio Insurgentes de la Ciudad de México, León se proclamó Campeón por vez primera en su historia gracias a los goles de Pablo Chancharras Pérez y Jaime Moncada.

La institución que nació en los campos guanajuatenses consagraba su esfuerzo y sacrificio alcanzando la cumbre más alta del balompié nacional, incluso su ariete, Adalberto Dumbo López, también resultaba Campeón de Goleo, el presidente leonés, Rubén Cabrera, y el técnico José María Casullo llevaban el nombre del equipo a quedarse en letras de oro en los anales del Futbol en México.

El segundo título llegó con la misma plantilla y en el siguiente campeonato, 1948-49 León fue el primer bicampeón en México, ya que consiguieron un punto más que el Atlas de Guadalajara y de la misma forma El Dumbo López repetía como máximo goleador, aunado a eso el León se convertía en Campeonísimo pues alzó también el trofeo de la Copa.

Sin embargo no todo fue felicidad en esas conquistas. Ángel Che Fernández, el extremo izquierdo argentino que tantas alegrías y goles había dado a la afición verde, resultó con una grave fractura durante la campaña en el enfrentamiento contra el Tampico.

Fernández ya se había retirado pero regresó a León a mitad del torneo 48-49 ante la ausencia de extremos en la plantilla. Un gol al Atlas en su primer juego no auguró lo que vendría al siguiente.

En una jugada a profundidad el Ché aprovechó su velocidad y cuando el Tarzán Landeros, portero tampiqueño, salió a tapar la pelota el argentino la escurrió con habilidad por debajo de éste marcando el gol; mas el choque entre los dos fue devastador, la gente vitoreaba el gol pero Fernández en el suelo sólo veía su pierna izquierda rota, todos sus compañeros acudieron en su ayuda, la afición y directiva manifestaron su apoyo y consternación al jugador, pero Fernández ya nunca volvió a pisar una cancha.

La gran generación de jugadores se vio reforzada por un guardameta que se convirtió en leyenda mundial al ser el primer jugador en disputar cinco mundiales. Antonio La Tota Carbajal resguardó los tres palos de la portería leonesa con una calidad nunca antes vista en el Futbol Mexicano.

La tercera conquista no tardó en llegar. La temporada 1951-1952 tuvo en la cima al León vestido de campeón nuevamente tras sumar 31 puntos, uno por encima del Guadalajara del “ya merito”.

El sistema del equipo varió, ya no eran tan espectaculares como antaño pero la calidad seguía presente y con el español López Herranz en el banquillo el equipo verde se coronó.

Tuvieron que pasar cuatro temporadas para que León regresara a primer plano de la Liga. Algunos de los otrora campeones ya no se encontraban en la plantilla del club, aunque otros se habían afianzado como verdaderas figuras del país y de la Selección, tal era el caso de La Tota Carbajalque con su carisma y personalidad era un infaltable en el representativo nacional.

Los esmeraldas cargaron su cuarto campeonato en la campaña de 1955-1956 después de que ganaran un desempate con el Oro que sumó los mismos 37 puntos de León, en esa misma temporada volvieron a ser Campeón de Campeones al vencer al campeón de Copa Toluca por dos goles a uno.

Esos primeros años del Futbol profesional en el país fueron por completo del León, nadie había alcanzado tantos títulos como los del Bajío, el balompié mexicano tenía su epicentro en esa ciudad de curtidores.

Largo rezago

La era dorada del equipo estaba a punto de concluir en el ocaso de la década de los 50, todavía en la Temporada 1957- 58, el equipo ganó el Torneo de Copa al Zacatepec y peleó la cabeza del torneo 58-59 pero al final se quedó con el Subcampeonato al ser superado por el Guadalajara que empezaba su propia dinastía y que dejaría atrás los cuatro títulos de Liga leoneses.

Las revoluciones vividas en los 60 no hicieron partícipe al equipo verde, León pasó de noche esa época sin conseguir un torneo de Liga, mas en la copa siguieron como uno de los protagonistas.

León ganó las Copas de 1966-1967, 1970-1971 y 1971-1972, pero el título de Liga se escurría cada torneo por lo que la afición se empezó a frustrar mas nunca dejó de apoyar al equipo.

Una nueva camada estaba enfundada en la camiseta esmeralda, los apellidos de Davino, Albrecht, Salomone, Estrada o Anaya eran los nuevos ídolos de la hinchada verde; esos mismos elementos que habían ganado la Copa perdieron contra Cruz Azul el campeonato de de Liga de 1972-73, ya en el formato de Liguilla por un autogol de Jorge Tarzán Davino.

Dos años después ocurrió lo mismo pero ahora contra los Diablos Rojos del Toluca en la campaña 74-75. Algo que había sido propiedad de león ahora se negaba a regresar a las vitrinas verdiblancas de la institución.

Primer descenso

Muchos torneos siguieron y el equipo fue perdiendo el brillo y la garra que lo caracterizaba, hasta que en la Temporada 86-87 el descenso ennegreció a toda la capital de Guanajuato; el León multicampeón de Copa y Liga perdió la categoría por primera vez en su historia al conseguir únicamente 32 unidades de 80 que se habían disputado.

León logro alzarse con el título de Campeón de la Segunda División en la temporada 1989-90; el equipo que comenzó con el empuje de los Curtidores regresó al sitio que lo vio brillar en los años 50.

Quinto título

Las canchas de Primera División no estaban preparadas para el vertiginoso retorno de Los Panzas Verdes. El hambre, la garra y el talento se conjugaron en ese plantel que regresó de la Segunda.

El director técnico para emprender la nueva etapa fue Víctor Manuel Vucetich, hombre que llegaba con experiencia de la división de ascenso pero sin tener juegos dirigidos en Primera.

Como en las épocas del León clásico, la directiva hizo un gran esfuerzo por traer refuerzos que dieran brillo otra vez al futbol de la escuadra; uno de ellos terminó siendo un monstruo del Estadio Nou Camp.

Milton Queiroz da Paixao, mejor conocido como Tita, llegó a la ciudad y su magia fue un revulsivo que contagió a toda la afición leonesa con la pasión de los goles.

De la mano de Tita el equipo caminó con determinación en la Temporada 1991-92. Hinchada y jugadores se entregaron en cada partido para buscar el título que regresara esa sensación añeja del triunfo.

Primero dejaron a Pumas en los Cuartos de Final, luego tocó el Cruz Azul y también pasaron para llegar a la Final contra la siempre complicada Franja del Puebla de Manolo Lapuente.

En los 180 minutos de juego no se pudieron hacer daño ninguno de los dos, por lo que se tuvo que jugar los Tiempos Extras y ahí apareció un hombre formado en las mismas entrañas de la institución; el zaguero Carlos Turrubiates se había incorporado a la delantera y aprovechó una mala salida de Pablo Larios, arquero de Puebla, para meter el balón con la testa a la meta poblana.

El uno a cero enloqueció las tribunas del inmueble mundialista de la ciudad, todas las banderas verdes y blancas pintaron cada rincón de las gradas como una marea desbordada de pasión.

El dos a cero cayó de los pies del ídolo Tita que al cobrar con potencia (sellos de sus disparos) un tiro libre la pelota rebotó en Aurelio El Coreano Rivera, defensor de La Franja, y la pelota se anidó en el fondo ante la erupción de rugidos en el estadio. La espera de 36 años terminó con Tita y compañía alzando el trofeo de campeones, el quinto del equipo.

El resto de la década tuvo al club como animador pero con paso irregular, figuras como Tita y otros jugadores esenciales en el título, como Coyote, Castañeda, Ferreira y compañía habían cambiado de aires.

Pero en el Invierno 97 la directiva contrató al histórico Carlos Reinoso como timonel, la personalidad del chileno se dejó sentir desde el inicio pues la escuadra jugaba al límite con mucha pasión y dureza.

Elementos como Sigifredo Mercado, Ángel Comizzo, Flavio Davino y Édgar Pratola metían la pierna con mucha decisión, en tanto el talento se lo dejaban los ex regios y ex chivas, Misael Espinoza y Alberto Guamerú García.

Esa combinación propició una nueva Final que sería dirimida ante La Máquina Celeste de Cruz Azul. El partido de Ida se jugó en la capital del país y un gol por la vía penal, de Benjamín Galindo, adelantó a los azules, aparte se fueron expulsados el Guamerú y Pratola por el León.

La vuelta tenía todo para que la sexta conquista engalanara la tarde en Guanajuato; un golazo de Misael Espinosa al 53’ provocó esa sensación tan conocida de los leoneses, mas el segundo tanto nunca llegó y los Tiempos Extras empezaron.

En esa instancia del alargue ocurrió uno de los episodios más recordados por todo León, el guardameta argentino, Ángel David Comizzo perdió la cabeza en una salida y al caer propinó artera patada al rostro del ariete cruzazulino Carlos Hermosillo, el árbitro Brizio no dudo en decretar penal, el mismo delantero cobró y la tarde se tiñó de tristeza en el Bajío mexicano.

Esa ocasión fue la última que tuvo al León como protagonista en el Máximo Circuito, parecía que la mala fortuna de aquel día empapara toda la institución ante lo que después vino.

Segundo descenso y actualidad

Poco a poco el talante que la escuadra había mostrado se fue extinguiendo. En los siguientes nueve torneos el equipo sólo pudo acceder a una Liguilla sin que tuvieran el éxito de antaño; el resultado de todo eso fue que León, con cinco títulos de Liga a cuestas, cinco campeonatos de Copa, y cuatro de Campeón de Campeones regresaba a la División de Ascenso al terminar el Torneo de Verano 2002.

La dirigencia de la institución no quiso permanecer mucho tiempo en la Primera A, año con año los refuerzos y el compromiso de la plantilla se hacía presente ante los medios y la afición, sin embargo el éxito no era completo.

Un año después del descenso León se coronó campeón de la Primera A en el Verano de 2003, pero perdió el derecho a ascender jugando contra el acérrimo rival de la zona, La Trinca Fresera de Irapuato que había sido campeón un torneo antes.

León volvió por sus fueros en el Clausura 2004 y fue campeón nuevamente, ahora derrotando a los Dorados de Culiacán que eran el monarca reinante. En la Final de Ascenso las cosas se revirtieron y el equipo sinaloense ganó el derecho a integrar la Primera División.

La meta se le escapaba al equipo cuando la tenían a tan cerca. En el Clausura 2005 y en Clausura 2007, los Esmeraldas fueron Subcampeones. Tuvo que llegar el Torneo Clausura 2008 para que el club fuera monarca otra vez de la Primera A; mas el ascenso se perdió de nueva cuenta cuando jugando en casa la escuadra se cansó de fallar y los Indios de Ciudad Juárez aprovecharon para ganar. La grandeza de ese equipo histórico en México siguió anclada un año más a la espera de regresar.

El Ascenso

León siguió trabajando, paciente. Formando buenos planteles nunca dejando de lado la idea de volver al máximo circuito. En el Clausura 2011 se quedaron hasta la ronda de Semifinales con Milton Queiroz en la Dirección Técnica.

Para el Apertura 2011 con Pedro Muñoz al mando volvieron a llegar hasta las Semifinales pero el verdugo fue el equipo de La Piedad, la idea del ascenso perdía la mitad de su cuerpo.

Pero un cambio en la Directiva, a la que llegó Jesús Martínez Murguía, dio frutos de inmediato. El León, con Gustavo Matosas en la Dirección Técnica hizo un Clausura 2012 espectacular, fueron superlíderes invictos, se coronaron ante Lobos BUAP y, después, en la Final de Ascenso ante Correcaminos fueron superiores y se llevaron una ventaja de 6-2.

El Nou Camp fue fiesta. La espera había terminado, un equipo espectacular comandado por Hernán Burbano y Nelson Maz se llevó todo, consiguió el regreso al punto más alto.

En La LIGA Bancomer MX

Es así que un múltiple campeón ronda en el Bajío nacional, acecha como siempre campeonatos y títulos, con el emblema verde nacido en la piel que respalda su historia y con la garra y la pasión que sólo León puede dar.

En el Apertura 2012 los recién ascendidos deslumbraron con cada una de sus actuaciones dentro de los diferentes estadios del máximo circuito, pero en semifinales se midieron con Tijuana, quien los eliminó. Ahora continúan luchando por seguir ascendiendo hasta llegar a ser campeones del Máximo Circuito.

 

Deje un comentario