Niki Lauda campeón mundial de Fórmula 1 cuya historia se relata en el cine

AUTHOR 

(Nikolaus Andreas Lauda; Viena, 1949) Corredor automovilista austríaco que fue campeón mundial de Fórmula 1 en 1975, 1977 y 1984. Tras iniciarse en las competiciones automovilísticas en 1968, pasó a la Fórmula 3 en 1970 y un año después ascendió a la Fórmula 2.

 


Niki Lauda

Su debut en la Fórmula 1 tuvo lugar en 1974, año en el que pasó a ser piloto de Ferrari tras haber corrido con las escuderías March y BRM. Su pericia en el pilotaje era ya manifiesta y presagiaba futuros triunfos: Lauda venció ese año en los Grandes Premios de España y Holanda. En 1975 ganó su primer título mundial tras una excelente temporada.

En 1976 sufrió gravísimas quemaduras en la cara en un accidente durante el Grand Prix de Alemania; pese a ello estuvo a punto de proclamarse de nuevo campeón (quedó a un solo punto de James Hunt en la clasificación general). El accidente no le impidió conquistar de nuevo el campeonato mundial en 1977, pero una crisis nerviosa tras este segundo título lo obligó a mantenerse apartado de la competición.

En 1982 se reincorporó al circuito internacional con la escudería McLaren, con la que en 1984 ganó por tercera y última vez el mundial. Se retiró en 1985 para dedicarse al negocio de la aviación comercial, aunque siguió vinculado a la Fórmula 1 como consejero técnico de la escudería Ferrari.

Momentos determinantes

Apenas 42 días después de su accidente en Alemania, Lauda estaba de regreso en un Ferrari y corriendo para defender su título en el Gran Premio de Italia.

Fue un regreso que desafió a los médicos y a sus rivales, pero fue otra decisión valiente la que decidió el título.

Lauda se negó a correr con la lluvia torrencial en el Gran Premio de Japón que definiría al ganador, con lo que su rival, James Hunt, se convirtió en el vencedor.

"Tomaría la misma decisión hoy", dice Lauda. "Era estúpido correr".

La historia de esos puntos determinantes fue plasmada en la película de Howard, un fanático de la F1. El filme llegará a las pantallas mexicanas el 18 de octubre.

Para Lauda, su autodeterminación continúa guiándolo hasta ahora.

Después de ganar un segundo título con Ferrari y pasar al equipo Brabham, se retiró de la F1 con dos carreras por correr en la temporada de 1979.

Lauda dijo que se “cansó de correr en círculos”, y le esperaba una nueva carrera como director de aerolíneas.

Sin embargo, un segundo regreso para McLaren trajo su tercer y último título mundial en 1984, antes de que siguiera un segundo retiro inevitable.

Lauda ahora es una voz terca pero respetada en el círculo interno delpaddock de la F1, donde patrulla como un director no ejecutivo del equipo Mercedes y como analista de televisión.

Si Rush es la película de su vida entonces la banda sonora tiene que serMy Way, de Frank Sinatra.

"No quiero cambiar", insiste Lauda. "Continuaré hasta el final de mi vida de esta forma"

PELICULA

Logró el triunfo al borde de la muerte y su relato de proporciones casi bíblicas obtuvo un tratamiento a lo Hollywood en el éxito taquillero Rush,dirigido por Ron Howard.

La cinta retrata la rivalidad que protagonizaron en las pistas Lauda (interpretado por Daniel Brühl) y James Hunt (Chris Hemsworth).

Pero el tres veces campeón mundial no cree en los milagros ni en el sentimiento de la gran pantalla.

El austriaco construyó su propio legado al desafiar no solo a la muerte, sino también a su familia, a sus empleadores y a sus archirrivales.

"Tomo mi propio camino", dijo Lauda de 64 años, cuya remontada de las lesiones casi mortales en 1976 para ganar dos títulos mundiales más figura como una de las grandes reivindicaciones en el deporte.

"Gracias a Dios, aprendí que en el deporte no hay excusa. Es muy sencillo, si eres el primero, el segundo o el tercero no hay discusión", señaló en entrevista

"Si algo sale mal, mírate a ti mismo primero: ¿qué hice mal? Solo veo blanco y negro, no hay áreas grises y lo odio". 

"Intento analizar, tomar la decisión, incluso si es la incorrecta. Es mejor que no tomar ninguna decisión, porque si no tomas ninguna decisión nunca descifras qué tienes que hacer"

Deje un comentario